instrucciones de uso de las piedras para asar

Para conseguir la máxima duración de las piedras para asar solo es necesario seguir estos dos sencillos consejos:

-Poner siempre la piedra a calentar cuando esté totalmente seca, no pones a calentar cuando aun esté mojada.
-Nunca enfriar la piedra rápidamente, mojándola o de cualquier otra manera.

Lo cambios brusco de temperatura pueden provocar la fractura de las piedras para asar.

Calentando la piedras para asar.

En primer lugar, debe procederse a su limpieza cuando la piedras para asar estén a temperatura ambiente. Si las vamos a calentar directamente en el fuego, es preferible calentarlas primero con fuego suave, y transcurridos 10 minutos subirlo al máximo hasta conseguir la mayor temperatura posible.

En el caso de calentar la piedra de asar en el horno, debemos introducirlas (si es posible) cuando el horno empiece a calentarse y dejarla durante 40 o 50 minutos aproximadamente. La temperatura aconsejable de la piedra es de 250ºC a 350ºC.

Para limpiar la piedra para asar no es imprescindible el uso de detergentes o cualquier otro producto, basta con restregar fuerte con un estropajo de aluminio bajo el grifo.

Cuando la piedra se ha utilizado en varias ocasiones se forma una patina antiadherente en la superficie impidiendo que los alimentos se peguen. Si desea acelerar este proceso, coloque un paño empapado en aceite de oliva sobre la piedra durante 24 h.

Aconsejamos calentar la piedra con la bandeja de acero inoxidable para facilitar su manejo. Una vez caliente colocar la piedra con la bandeja en el soporte de servicio para su traslado a la mesa. Es aconsejable el uso de un salvamanteles para evitar que se deteriore.

Existen en el mercado gran variedad de modelos de piedras para asar, pero mas o menos todos tienen unas pautas de uso y mantenimiento muy similares.

Esperamos que os haya servido de ayuda estos consejos de como utilizar la piedras para asar carne.